Miércoles 2 de Diciembre de 2020

Hoy es Miércoles 2 de Diciembre de 2020 y son las 03:13 Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

  • 25.3º
  • Parcialmente nublado

25.3°

santiago del estero

ECOLOGIA

13 de julio de 2017

Día Nacional de la Conservación del Suelo

En el año 1963, por decreto de la Presidencia de la Nación, se estableció el 07 de julio como el Día Nacional de la Conservación del Suelo

Decreto de la Presidencia de la Nación, se estableció el 07 de julio como el Día Nacional de la Conservación del Suelo, considerando en ese momento "que el suelo agrícola configura el soporte más sólido de la economía argentina, así como de su expansión futura y que, consecuentemente, la conservación de nuestro recurso natural básico es imprescindible para garantizar el bienestar de todos los habitantes de la nación".

Este designio tiene hoy más vigencia que nunca en nuestro país, y particularmente en nuestra región, ámbito del INTA Centro Regional Tucumán Santiago del Estero (CRTUSGO), donde diversas situaciones originadas principalmente por causas antrópicas generaron problemas ambientales graves los cuales están asociados a modelos productivos basados en obtener los mayores beneficios económicos en el menor tiempo posible, pensados en el corto plazo.

La degradación de suelos en nuestra región es causada principalmente por el monocultivo de soja transgénica y el paquete de pesticidas que la acompaña, la deforestación, el sobrepastoreo y el pobre manejo del suelo y el agua (escorrentía y riego), algunos subproductos contaminantes de la industria, etc., los cuales reducen su capacidad productiva disminuyendo su condición para la producción de alimentos.

En el marco de esta problemática no podemos descontextualizar a Santiago del Estero, ya que junto a Tucumán generan una gran unidad geográfica que están afectadas por los mismos corredores biológicos, climáticos y geomorfológicos. Esto quiere decir que existen factores ambientales y de manejo a esta escala, que afectan los recursos naturales de ambas.

En la zona de la región del Chaco de ambas provincias en las últimas décadas los procesos de habilitación de tierras para la producción agrícola y/o ganadera, ligado al monocultivo de soja generaron cuantiosas pérdidas de biodiversidad y efectos ambientales negativos; los principales procesos de deterioro del suelo en estos ambientes son la erosión hídrica y eólica, inundaciones, salinización, y el agotamiento de nutrientes. En las áreas en donde los suelos están sometidos a regadío (zonas de riego del Rio Dulce) el exceso de riego y con deficiencias en los sistemas de drenaje, se produjeron importantes procesos de degradación por salinización.

Otra grave situación de deterioro ambiental se registra en la cuenca del Salí-Dulce, consecuencia de la contaminación de aguas superficiales con efluvios industriales de las industrias azucareras tucumanas. El principal contaminante es la vinaza, un desecho generado en la producción de etanol en los ingenios azucareros tucumanos que fue causante, y aún lo es, de una importante mortalidad ictícola en el embalse de Rio Hondo.

Es muy conocido que los suelos ejercen un rol principal en muchos servicios del ecosistema (ciclado de nutrientes, regulación del clima, inundaciones, purificación del agua, etc.). Hoy en día la provisión de estos servicios se encuentra disminuida, principalmente por el cambio de uso de la tierra y el cambio climático. Los impactos más frecuentes del cambio climático en nuestra región se dan más por el aumento en la frecuencia y volumen de las precipitaciones. Las consecuencias son el agravamiento de los procesos de degradación como la erosión hídrica, que genera inundaciones más frecuentes y perniciosas. 

Una situación que en este año tuvo un alto impacto mediático fueron las inundaciones en el sur de la provincia de Tucumán, focalizadas en la localidad de Lamadrid, departamento de Graneros. La principal causa de estas inundaciones, que fueron extremas en el verano de 2017, fueron los desmontes ocurridos en la cuenca del rio San Francisco (95.000 ha en los últimos 33 años); esto produjo la previsible modificación de la dinámica hidro-geomorfológica de cuenca media y baja. Los sectores de “bañados”, en la cuenca baja, que funcionaban como atenuadores de grandes volúmenes de agua que descienden de las montañas, fueron parcialmente drenados. Ya no existe el bosque nativo ribereño que mantenía esta dinámica de agua de frente expandido, tirantes reducidos y bajas velocidades. Entendiendo que este caso forma parte de la Cuenca Salí-Dulce y que es una problemática interjurisdiccional, que también incluye a Catamarca.

Desde el Programa Nacional Suelos del INTA, a través del Proyecto Procesos de degradación, tecnología de conservación de suelos y fertilidad de suelos, se viene trabajando en la región con la idea de que la sustentabilidad del recurso suelo es una finalidad estratégica para nuestro país, planteándose el logro de información acerca de la magnitud de los procesos erosivos, de degradación, de pérdida de fertilidad, y la necesidad de contar con indicadores de calidad de suelo sensibles a tales procesos. Se espera poder identificar aquellas prácticas de manejo tendientes a preservar la capacidad de prestar servicios ecosistémicos de los suelos y de esta manera contribuir a la sustentabilidad de los mismos.

Es hora pensar a futuro y trabajar con los recursos naturales de manera sustentable. Para esto se necesita de un fuerte compromiso estatal, con legislación pertinente e incorporación de planes de educativos dirigidos a toda la comunidad.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios