• Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

Hoy es miercoles 28 de octubre de 2020 y son las 02:55 hs. Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

21 de agosto de 2017
Manejo de las colmenas en climas fríos
La apicultura en nuestro país se desarrolla en una amplia variedad de ambientes, que difieren en clima y vegetación, y en cada uno de ellos la apicultura tiene características que le son propia

La mayor parte de la apicultura en nuestro país se desarrolla en regiones templadas, con temperaturas medias anuales que igualan o superan los 14ºC y temperatura mínima promedio anual que superan los 6ºC, como por ejemplo la región pampeana, el espinal, el monte, el delta, entre otras.

En las zonas frías que estamos considerando, la temperatura media anual está por debajo de los 6ºC, y la temperatura mínima promedio anual está entre los 2 y 3 ºC. También se debe considerar que, para el mes más frío, la temperaturas mínimas promedio son de entre -1 a  - 4ºC.

Otras características del clima de estas regiones frías, que la diferencian del resto de las regiones, son una mayor amplitud térmica diaria, con noches frías aún en verano; y una mayor cantidad de días con fuertes vientos. Estos indicadores en su conjunto, y con variaciones debidas a diferencias en altitud, latitud y precipitaciones, determinan una menor duración de la temporada apícola.

Estas son las condiciones climáticas donde se desarrolla la apicultura en las regiones del Bosque y mesetas patagónicas.

 

Vegetación

El clima y la situación geográfica determinan el tipo de vegetación, en algunas zonas modificadas por la acción de hombre, y esta a su vez presenta una oferta de néctar y polen propia de cada ambiente.

En general de los análisis polínicos de las mieles de estas zonas, y variando según lugar y año, se encuentran porcentajes variables de especies nativas e introducidas, que dan un carácter particular a las mieles de cada zona y según sean mieles de primavera o de verano, hay oscuras y claras, con aromas pronunciados o suaves, de cristalización compacta o cremosa.

En algunas regiones, y según la época del año, predominan especies nativas como el Radal (Lomatia irsuta) en los bosques de San Martín de los Andes. También se pueden encontrar especies cosmopolitas como la Flor azul (Echium vulgare) en Aluminé, o las moras (Rubus sp.) en la Comarca Andina.

Manejo de la colmena

A diferencia de otras zonas apícolas, la ubicación de los apiarios gana importancia en los climas fríos. Se recomienda ubicar las colmenas a pleno sol, ya que en  las colmenas ubicadas debajo de árboles, se ha 

Apicultores y colmenas: manejoobservado que las abejas tardan en salir a pecorear y suelen ser más defensivas; además de ser propensas a tener más problemas de humedad.

Las intervenciones del apicultor, en esta región, deben ayudar a la colonia a mantener la temperatura y la humedad dentro de los rangos de tolerancia. Para ello, dispone de varias herramientas:

  • Localizar correctamente el apiario, para lo que se recomiendan las siguientes pautas:

-       Que estén al sol, y no a la sombra.

-       Instalarlas en un lugar seco donde no haya acumulación de aire frío durante las noches ni tampoco en lugares húmedos como los mallines cordilleranos.

-       No muy cerca de caminos donde hay mayor cantidad de polvo en suspensión.

-       Es indispensable que haya una o más fuentes de agua cercanas.

-       Que se encuentren protegidas de los vientos.

-       Que estén en un lugar fácilmente accesible

-       Que estén cercadas con alambre, si es necesario, para evitar problemas con animales como caballos, vacunos o cerdos que son parte del ambiente. 

-       Que estén sobre caballetes y no en el suelo.

  • Orientar adecuadamente las colmenas

-       Hay que proteger las colmenas de las corrientes ventosas. En la Patagonia es aconsejable que las piqueras estén orientadas al N.E. ya que los vientos en esta región provienen del cuadrante oeste (principalmente) y sudoeste. De esta forma se evita la entrada de aire frío y al mismo tiempo se facilita el calentamiento por el sol del frente de la colmena y de la pared lateral orientada hacia el cuadrante noroeste.

  • Establecer  una separación adecuada entre colmenas

-       Conviene que las colmenas estén separadas entre sí dejando un espacio libre de unos 50 ó 60 cms entre una y otra. Si las colmenas están en caballetes individuales es conveniente que la que está más al sureste esté un poco adelante de la otra para que ésta no impida que los rayos del sol, en su desplazamiento hacia el oeste, evite que se caliente la pared lateral de la primera. En caballetes donde se colocan varias colmenas, si están muy juntas, la que no está expuesta al sol del noroeste es una colmena más fría. Por otra parte la separación entre filas no debe ser inferior a tres metros.

  • Colmenas ChosmalalProtección de las colmenas

-       En general no se utilizan. No obstante, y como excepción, hay dos medidas que suelen verse: una es la utilización de una placa de poliestireno expandido (Telgopor) entre el techo y la entre tapa, para disminuir las pérdidas de calor y para evitar la condensación dentro de la colmena. La otra, que suele usarse en menor escala, es colocar sobre las colmenas chapas corrugadas de cartón impermeabilizado. Con este aditamento se trata de evitar la entrada de agua por precipitaciones excesivas.

  • Regular la apertura de la piquera

-       Ha dado mucho resultado mantener en las piqueras -de colmenas bien desarrolladas- dos aperturas laterales, en lugar de una central, durante todo el año. Estas aperturas tienen una longitud de unos 4 centímetros y una altura de 4 mm, no más que eso. En la región patagónica se debe tener en cuenta que la variación térmica en plena temporada es muy amplia. Durante las noches refresca bastante y una piquera totalmente abierta (sin guardapiquera) podría conducir a mortandad de larvas localizadas en la periferia del nido. Por otra parte la doble apertura de piquera facilita la circulación del aire manteniendo una humedad adecuada y una correcta ventilación.
En núcleos que se encuentran en crecimiento conviene provocar su desarrollo desde la pared noroeste que es la más calentada por el sol y mantener abierta la abertura del guardapiquera de ese lado cerrando la otra abertura.

  •  Disponer la entretapa para facilitar la ventilación.

-       Para que las colmenas en invierno estén bien ventiladas no sólo es suficiente que haya una piquera con aberturas laterales sino que se puede mantener abierta, a medias, la apertura de la entretapa. Por otro lado, en el mes de mayo conviene levantar un poquito la entretapa en la parte de atrás. Basta para ello la colocación de una maderita de 2 ó 3 milímetros de grosor o un escarbadientes. Éstos se colocan de manera que solamente en los esquineros superiores de la cámara haya una rendija que facilita la ventilación vertical del ambiente sobre las paredes laterales de la misma. También en este caso las abejas propolizan el exceso de aberturas.

           

Respecto a este tema, de la ventilación invernal, la técnica que utilizan algunos apicultores se hace en dos etapas (o momentos) y con buenos resultados porque las colmenas, al abrirlas en julio o en agosto, no muestran signos de humedad ni presencia de hongos. Esta humedad, cuando no hay buena ventilación, suele acumularse en la parte inferior de la entretapa y en los rincones más fríos de la cámara donde aparece moho.

La técnica es muy simple. Cuando se aplica el tratamiento contra varroa, se deja la cámara de cría con 9 cuadros. Éstos se concentran al medio dejando en los laterales un espacio de 2 a 2,5 cm, más o menos, de aire (ver foto). Al mismo tiempo se coloca en cada colmena el guardapiquera invernal. El guardapiquera invernal tiene aberturas laterales de no más de 4 mm de altura y 4 cms de largo y no tiene abertura central (ver foto). Este guardapiquera al mismo tiempo protege a la colmena de la entrada de roedores. En la primera etapa, entonces, se instalan los guardapiqueras de invierno y se deja un espacio en las paredes laterales. El segundo paso se hace cuando se retiran las tiras del remedio antivarroa. Se aprovecha ese momento para dejar en la parte posterior de la entretapa una pequeña abertura de 2 mm por unos 4 cms de largo en cada esquinero coincidiendo con los espacios abiertos que se dejó en la primera etapa sobre los laterales. El resto del espacio se cubre con cinta de enmascarar (ver foto). La entretapa en la parte posterior apoya en una de esas tablitas que se utilizan como palitos de helados (son los mismos que utilizan los médicos para bajar la lengua de los pacientes. De este modo la corriente de ventilación tiene un movimiento horizontal y vertical.

Nueve cuadros centrados al medio y dejando espacios laterales para ventilación. Obsérvese también la tablilla para separar un par de milímetros la entre tapa.

Guarda piquera con abertura laterales coincidentes
con los espacios laterales para facilitar la ventilación.

 

Entretapa colocada:
Obsérvese la cinta de enmascarar que deja aberturas sólo en los esquineros.

 

  • Regular el espacio interior

-       Cuando la colonia es pequeña como sucede cuando se introduce un paquete o un núcleo es importante utilizar un paño de plástico para envolver los panales poblados de abejas, más uno o dos para que las abejas ocupen y la reina tenga espacio para poner huevos. Además se puede agregar el alimentador (si se emplea para estimular o alimentar) colocado fuera del poncho. Si la colmena está bien ventilada no se junta humedad en el plástico. Otra medida a tener en cuenta es la de no agregar alzas en forma prematura. Tampoco dejar que el espacio interior quede sobrepoblado como para incentivar la enjambrazón. Las alzas deben colocarse en el momento oportuno. Esto es, cuando la cámara de cría está completa con postura, cuando pegan la entretapa con cera y cuando han labrado cera encima de los cabezales; los que trabajamos con altillo (alza o media alza encima de la entretapa), cuando comienzan a trasladar néctar a esa cámara.

  • Regular el número de cuadros en la cámara de cría

-       Cuando la colmena recién comienza y se utilizan varios cuadros con cera estampada conviene colocar 10 cuadros. Pero una vez que la colmena se desarrolló, se recomienda trabajar con 9 para facilitar el trabajo.

 
 Colmenas Nevadas

Reservas invernales

Inmediatamente a la última cosecha hay que hacer un control del nivel de prevalencia de varroa y efectuar la aplicación correspondiente que no debe pasar del 15 de marzo ( y 15 de febrero en las zonas más frías). Una vez puesto el acaricida, está vedada la cosecha de miel. No está demás recordar que nunca se deben cosechar los panales de la cámara de cría.

En la media alza ubicada arriba de la cámara de cría es necesario dejar al menos 6 ó 7 panales con miel. A esa reserva se suma lo que hay en la cámara de cría y lo que las abejas entran en la misma después de la última cosecha a medida que se reduce el área de postura de la reina. Esa cantidad es suficiente reserva invernal para que la colonia llegue hasta la próxima temporada y cubra las necesidades de agosto y septiembre hasta que comienza la primera floración.

Es muy importante que en las reservas invernales haya una buena proporción de cuadros con polen de otoño. Se debe recordar que el ritmo de postura de la reina al principio de la temporada está condicionado por:

  • la reserva de miel;
  • la reserva (o entrada) de polen;
  • la cantidad de abejas existentes que puedan cuidar (alimentar y dar calor) a las larvas;
  • las condiciones climáticas exteriores.

En invierno las abejas consumen poco de las reservas que se dejaron, pero ese poco es el necesario para mantenerlas con vida. En esta zona, y en esta estación, el bolo invernal se recuesta sobre el lado noroeste donde calienta el sol, siendo el lado más cálido, y son las reservas de ese lado las que mantienen con vida a la población.

Si acaso las reservas del lado noroeste se agotan las abejas no se movilizan para buscar las reservas del lado sureste y mueren por hambre. Es conveniente que durante el invierno, cuando haya un día soleado, sin frío intenso y con movimiento de abejas en piquera, el apicultor abra brevemente la colmena y acerque al bolo invernal los cuadros con reservas que están localizados sobre el área sureste.

Los meses críticos donde hay mayor demanda de alimento (miel y polen) son agosto y septiembre cuando la reina aumenta la postura y todavía no hay entrada suficiente de néctar ni de polen. Si es necesario, en septiembre, hay que suplementar con jarabe de alimentación y también algún suplemento proteico si es que no hay suficiente reserva y/o entrada de polen.

 

Desequilibrio biológico

La población crece desde mediados de invierno hasta el verano en que empieza a descender. A mediados del invierno la población ha quedado reducida a su mínima expresión. Los nuevos nacimientos han disminuido al mínimo o ha quedado reducido a cero. La población queda representada por el conjunto de abejas que pasarán el invierno y serán las encargadas de reiniciar el ciclo en agosto.

Esta población invernal también sufre pérdidas por mortandad. De manera que cuánto más pequeña es la población al inicio del invierno menos probabilidad tiene de que llegue a tener una población que sea capaz de reiniciar el ciclo.

Cuando el apicultor, a mediados de primavera, agranda el nido agregando un alza estandar o una media alza sobre la cámara de cría original puede desequilibrar la armonía interna de la colmena.

Algunos apicultores prefieren colocar un alza estandar para facilitar el incremento de postura de la reina y llegar así a la segunda quincena de diciembre con la máxima población de abejas posible. En este caso, cuando se coloca un alza estandar, puede provocar, durante la noche, la mortandad de larvas por enfriamiento. Al agrandar el nido de esta manera conviene ponerle un poncho de plástico, al alza que se agrega, de manera que solamente tres cuadros queden integrados ambientalmente a la cámara de abajo quedando los cuadros restantes por encima del poncho.

Como conclusión general el control de la humedad, de la temperatura, el estado sanitario y de las reservas invernales son tres factores esenciales en la sostenibilidad de las colmenas.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

Trasnoche

de 00.00 a 06.00

 

HOY ES

 
Miercoles 28 de Octubre de 2020
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
77.89
83.89

 

santiago del estero

22.6°C

Despejado




BOLETÍN DE NOTICIAS

 
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en la banda
 

 


RadiosNet