Miércoles 12 de Mayo de 2021

Hoy es Miércoles 12 de Mayo de 2021 y son las 11:39 Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

  • 21.6º

21.6°

Neblina

ECOLOGIA

27 de febrero de 2019

El cambio climático podría reactivar volcanes inactivos

Según afirman numerosos ambientalistas, el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta nuestro planeta.

Durante las últimas décadas, la tierra se ha declarado en alarma por un aumento acelerado de las temperaturas debido a los gases de efecto invernadero.

El cambio climático es una realidad que se está acercando peligrosamente a un punto de no retorno y que podría reactivar la actividad de volcanes inactivos.

La crisis de salinidad de Messinia y la actividad volcánica

Basados en análisis de datos volcánicos de hace más de cinco millones de años, cuando el Estrecho de Gibraltar estaba sellado y el Mediterráneo era un lago separado del Atlántico, investigadores del área de geología de la universidad de Ginebra creen que la ausencia de agua en esa zona duplicó las erupciones magmáticas.

En e estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, los especialistas observaron cómo aumentó la actividad volcánica durante este ciclo, llegando a la conclusión de que el crecimiento de la actividad magmática se podía atribuir, exclusivamente, al secado de casi todo el mar.

El nivel del mar y la producción de magma

Según Prietro Sternai, científico de la Facultad de Ciencias de la UNIGE, eventos como el aumento imprevisto del nivel del mar ocasiona que la presión cambie en las profundidades y que afecte negativamente a la producción de magma.

En otras palabras, la crisis de salinidad, producida por la reducción del Mediterráneo en casi 2km, fue la causante de generar cambios en la presión, lo que propició un aumento de la actividad volcánica.

Por todo ello se puede afirmar que el cambio climático influye en la producción de magma a través de la erosión y la hidrología.

Hasta ahora se conocía el impacto que tenía la actividad volcánica sobre el clima, pero este estudio deja claro que lo contrario también es posible.

 

COMPARTIR:

Comentarios