Jueves 28 de Octubre de 2021

Hoy es Jueves 28 de Octubre de 2021 y son las 10:34 Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

  • 21.6º

21.6°

Neblina

NOTAS

5 de abril de 2021

PERON NO CREÓ LOS PLANES SOCIALES- BREVE HISTORIA DE LOS PLANES SOCIALES EN LA ARGENTINA

Por Javier Garin

Perón creó la Argentina moderna y por eso es que NO CREÓ los planes sociales, que  forman parte del retorno de la Argentina a las estructuras del atraso y la pobreza, tras la destrucción de la obra de Perón.

               La mitología antiperonista de que “Perón creó los planes y el asistencialismo” es falsa. Pero lo grave no es tanto que los antiperonistas crean esa mitología, sino que la hayan terminado asumiendo como verdadera los propios peronistas.

            El lema de Perón en materia social era una paráfrasis de la célebre consigna del Alberdi, quien en “Las Bases” había enfatizado: “En América, gobernar es poblar”.Perón le imprimió su propia impronta social: Gobernar es crear trabajo”.

          Por tres motivos Perón no podría haber creado los planes sociales:

         1)    Son planes de desempleo, y siempre el objetivo central de los gobiernos de Perón fue el PLENO EMPLEO.

En su injustamente denostada tercera presidencia, el desempleo fue insignificante, lo cual miramos con sorpresa porque nos hemos acostumbrado a la Argentina decadente y ruinosa "post dictadura" que es todo lo contrario de la Argentina Potencia preconizada entonces.

 2)    Perón nunca habló de “inclusión social”, fraseología que justifica conceptualmente los planes sociales, y que, como el remanido y despreciable anglicismo “empoderamiento” (del inglés “empowerment”), constituye un neologismo propio de los papers de la tecnocracia despectiva y soberbia del Banco Mundial  y demás instituciones financieras internacionales.

Tales palabrejas se encuentran en las antípodas del pensamiento de Perón. Perón no creía que había que “incluir a los indigentes”, sino que había que realizar la Justicia Social. Al haber Justicia Social, no hay nadie a quien incluir porque no hay exclusión social.  Por tanto, la frase “inclusión social” no es propia del pensamiento de Perón, sino de quienes abolieron y destruyeron su legado. 

Del mismo modo, no creía que la autoridad debía “empoderar” a nadie, porque el pueblo se da poder a sí mismo y no necesita la dadivosa ayuda del gobernante “benevolente”. Basta ver el discurso fundacional del peronismo del 17 de octubre, donde Perón resalta el protagonismo de las masas trabajadoras.

3)    Perón rechazaba los “gobiernos-bolsa de desempleados”, se oponía a la contratación de personal innecesario en las administraciones públicas y promovía la generación de trabajo genuino, vale decir, en actividades productivas.

           Por tanto, mal podría haber apoyado este tipo de  soluciones de emergencia que terminan siendo eternas”, porque es más fácil contener a los pobres e indigentes con planes  que derrotar la pobreza y la indigencia con Justicia Social.

 

¿QUIÉN CREÓ LOS PLANES SOCIALES?

        La respuesta en simple: fueron una creación de la incapacidad de la sociedad argentina y de su dirigencia "post dictadura" para resolver el problema de la pobreza, la desocupación y el hambre.

    El primero en instrumentar un Plan Social fue el presidente radical Raúl Alfonsin a partir de 1983. En su campaña presidencial, había prometido que iba a terminar con el hambre. También había dicho: “con la democracia, se coma, se cure y se educa”. No cumplió esas promesas, pero intentó paliar el hambre a su manera: con las célebres Cajas PAN (PLAN ALIMENTARIO NACIONAL).

          Este Plan fue una de las primeras propuestas presentadas por Alfonsin ante el Congreso al asumir la presidencia en diciembre de 1983. La ley fue aprobada el 15 de marzo de 1984, y establecía su duración en dos años. Sin embargo, continuaron mientras duró la presidencia de Alfonsin y dieron lugar a manejos clientelares de diversa índole.

 La ayuda alimentaria adoptó la forma de “Bono Solidario” bajo el gobierno del peronista "post dictadura" Carlos Menem. Se reemplazaba las cajas alimentarias por bonos canjeables por alimentos y ropas, que se distribuían a través de la CGT, pero que terminaron siendo manejados por legisladores oficialistas de manera discrecional.

En 1990, la Provincia de Buenos Aires creó el Programa Alimentario Integral y Solidario (PAIS), que llegó a tener 770.000 beneficiarios, y que además de ayuda alimentaria preveía estímulos para crear emprendimientos.

En 1994 tuvo su lanzamiento el plan social más famoso de todos: el Trabajar I, creado por Menem bajo los lineamientos del Banco Mundial, que impulsaba este tipo de experiencias como “complemento social” de las privatizaciones masivas de empresas públicas que en ese entonces preconizaban los organismos financieros internacionales.

El Plan Trabajar formaba parte de un diseño de ingeniería social internacional para hacer socialmente sustentable el saqueo de los bienes y empresas de los Estados que emprendían el camino de las privatizaciones indiscriminadas.

Los planes sociales se consolidaron  con los levantamientos de Cutral-Có y Plaza Huincul, en Neuquén, tras la privatización de YPF, como una respuesta del gobierno a la conflictividad social creciente.

El Programa Trabajar I  era un subsidio de desempleo con una duración de entre 3 y 6 meses. Los gobernadores dictaron pronto sus propios planes provinciales. El más famoso fue el creado por Duhalde: el Plan Barrios Bonaerenses, que se distribuía a través de  intendentes y punteros.

Un dato de la endeblez de la respuesta: en 1996, cuando en el país ya había más de dos millones de desocupados, se abonaron 118 mil planes reservados a quienes tenían un puntero o funcionario amigo.

La desocupación creciente y la imposibilidad de acceder a esos planes por las buenas fueron las palancas que dieron impulso al movimiento piquetero, creado para obligar a las autoridades a proporcionar planes sociales a través de los cortes de ruta en medio de un gravísimo cuadro de desocupación

Bajo la presidencia de De la Rúa la cantidad de subsidios bajó sin que hubiera crecimiento del empleo. El gobierno aliancista intentó no distribuir los subsidios exclusivamente a través de los intendentes, sino también de manera directa a los vecinos que se organizaran en ONG para intentar erosionar el manejo de los punteros que militaban para la oposición.

La protesta social creció hasta la caída de De la Rúa en diciembre de 2001.

El Frente Nacional contra la Pobreza (FRENAPO), impulsado por la CTA y otras organizaciones, propuso por esos años la creación de un seguro de empleo y formación para desocupados.

A partir de la Presidencia de Rodriguez Saa se empieza a impulsar un nuevo diseño: el Plan Jefas y Jefes de Hogar, puesto en marcha por Eduardo Duhalde, y que se extendió a dos millones de beneficiarios.

 En teoría no se repartía a militantes sino a quienes reunieran las condiciones de no tener trabajo, ser jefe de hogar y tener hijos en edad escolar. Asimismo, se intentaba dar a los planes un contenido productivo con miras a la reconversión de los desocupados en pequeños emprendedores. También se promovió la asociación en cooperativas de trabajo como vehículo de economía social. 

Todo ello continúa bajo el kirchnerismo, sumándose con el tiempo la Asignación Universal por Hijo (AUH), un subsidio a la maternidad propuesto por Elisa Carrió e instrumentado por el gobierno peronista de entonces.

Tengamos en cuenta que al instrumentarse el Plan Jefes y Jefas  de Hogar, segun UNICEF, más del 60% de los niños estaban por debajo de la línea de la pobreza, y 3 de cada 10 en la indigencia. En octubre del 2004 Néstor Kirchner formalizó por decreto la reformulación del Plan y en 2015 la AUH se convirtió en ley.

Los planes sociales continuaron en diversas formas a través de los sucesivos gobiernos hasta el presente, siendo sintomático que cuando el antiperonismo llegó al poder con un discurso crítico a esta modalidad de asistencia social, no sólo mantuvo la AUH sino que incrementó el número de personas asistidas mediante ese tipo de programas.

 ¿LOS PLANES SOCIALES SON BUENOS O MALOS?

Habiendo quedado en claro que Perón nunca instrumentó ni creyó en los Planes sociales y sólo admitió la asistencia social como un mecanismo de emergencia destinado a existir  por tiempo limitado mientras se realizaba la Justicia Social, corresponde preguntar si los planes y subsidios son buenos o malos.

Son, en todo caso, necesarios para paliar la pobreza y la indigencia y asegurar una cuota mínima de subsistencia a la población empobrecida.

No han demostrado ayudar a eliminar la pobreza, pero sí han sido útiles paliativos para evitar tragedias sociales derivadas de la desocupación, la marginación, la exclusión y la conflcitividad social. Sin este tipo de ayudas los estallidos sociales violentos habrían alcanzado seguramente proporciones mucho más trágicas que las que tuvieron y la desnutrición infantil sería mucho más grave.

Sin embargo, no cabe duda de que el escenario social dominado por los planes sociales y la ayuda estatal a desempleados, pobres e indigentes revelan la incapacidad de la dirigencia argentina "post dictadura" para crear las bases para una sociedad igualitaria, solidaria, socialmente integrada y justa. 

En tal sentido, los planes sociales son los certificados incontestables de nuestra decadencia, la prueba palmaria de nuestra resignación frente a la injusta distribución de la riquezala consagración de la paradoja vergonzosa de millones de pobres cuya pobreza se perpetúa década tras década en un país rico en recursos naturales y escasamente poblado.

COMPARTIR:

Comentarios