Martes 18 de Enero de 2022

Hoy es Martes 18 de Enero de 2022 y son las 12:39 Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

  • 21.6º

21.6°

santiago del estero

NOTAS

10 de enero de 2022

EL DIÁLOGO ARGENTINO COMO PROBLEMA

Por Ana María T. Pardo

Los clásicos balances sobre finales y principio de todos los años se cargan de sentimentalismos que van desde la gratitud, los buenos deseos de ser mejores y las frustraciones que tratan de esconderse a veces, solamente para tener “la fiesta en paz”. El letargo del cansancio para estas fechas lleva a pensar que en enero “no pasa nada”, sin embargo, pasa y mucho, sobre todo en esta etapa de post vacunación, donde nuevamente el COVID no da tregua y en el medio, la negociación por la deuda externa que determinará el futuro colectivo del país, y de tantos sectores postergados por distintas y combinadas razones.

A los brindis por salud, paz y amor, se suman los deseos de prosperidad, de una vida mejor y también, de trabajo para todos; los que generalmente, luego del sopor del verano, se convierten en reclamos sociales. Muchísimas notas escritas con cifras escandalizantes sobre desocupación, pobreza - en general y de los niños y adolescentes en particular-, bajos salarios, inflación, costo de la canasta alimentaria, déficit habitacional, resultados educativos; en definitiva, sobre la desigualdad, alimentan el malhumor al calor de los medios de comunicación que, excepto por algunas pocas vías, se regodean con el “cuanto peor, mejor…”, dado que nunca hablan de proporciones de lo que significa en materia de costos para el país la evasión fiscal, los destinos del dinero de la deuda externa y sus responsables, por ejemplo. Lo cierto es que, para acercarnos al cumplimiento de los buenos deseos de los brindis, se necesitan dólares que no se producen por arte de magia, sino con trabajo nacional y con controles por parte de un Estado inteligente y patriota, que no le tema a las corporaciones, sino a la ley en manos de un poder judicial ético.

Si sobrevolara el suelo de Argentina un ovni tripulado por alienígenas con una inteligencia que les permitiera observarlo objetivamente, notaría que en determinados lugares sobran riquezas y se tiran o descuidan, mientras que, en otros, falta lo básico. Que no explota sus posibilidades naturales, que desatiende a las nuevas generaciones y también a los ancianos. Seguramente pensarían que nuestro territorio está poblado por gente loca.

Es claro que hay mucho por hacer y reparar, con diálogo abierto y sincero para llegar a los puntos de encuentro que permitan avanzar estratégicamente, poniendo al “hombre en el centro de las cosas y cuidando la casa de todos”, como nos dice el Papa Francisco con ese apotegma a comprender por todos, como líder espiritual y político de relevancia mundial.

Cabe la pregunta: ¿Tuvimos alguna vez mejores cifras en indicadores de bienestar en Argentina? Claramente podemos decir que sí, en el gobierno de J.D. Perón – 1946 – 1955- se mejoraron todos los indicadores, desde el empleo, las condiciones y derechos laborales, la producción argentina en todo su espectro, tanto para el consumo interno y las exportaciones, la salud y educación pública, entre otras tantas políticas, que pusieron al país entre los más avanzados en materia social. Mucho se destruyó de aquello, pero también mucho aún perdura y es defendido por el conjunto del pueblo, excepto por raras expresiones en contra que, en nombre de la libertad o cambio, enajenan sus significados y confunden inescrupulosamente a los desprevenidos. Pero más allá de estos grupos que bregan para conducir al país hacia la entrega y la derrota, sabemos que se puede mejorar porque ya lo hicimos. También, porque la creatividad de los argentinos en todos los ámbitos es notoria y se argumenta con miles de ejemplos.

Entonces, es necesario apelar a ese diálogo que ponga a todos y cada uno de los temas en debate, para pensarnos y ponernos en acción para la reactivación, la generación de trabajo, el crecimiento y el desarrollo de nuestro país, constituyendo un proyecto macro básico. Algunos ejemplos que no van en orden de importancia son: la minería, la que debe revisarse en profundidad y rápidamente trabajar en todas las posibilidades de empleo de calidad con capacitación, tecnología y control de un Estado inteligente y patriota. El agua en todas sus formas, como recurso natural y derecho humano, sus usos y aprovechamientos. Los contaminantes del suelo y del aire, además de otros muy descuidados como la contaminación sonora y visual. La alimentación de los niños, adolescentes y de las familias. La seguridad social, la comunitaria, la policial y la penitenciaria. El trabajo en todas sus formas y calificaciones, porque debemos comprender que en nuestro país no sobra nadie y que todos, en tanto ciudadanos, tienen derechos que deben poder ejercerse y desarrollarse, y que ningún trabajador debe ser pobre. Comprender y desarrollar estrategias desde el sistema educativo que realmente apunten al desarrollo del pensamiento científico, creativo, el juico crítico y el bien común presente y futuro, apelando a la verdad de los datos y a la formación en valores del ciudadano argentino que respete y cuide a su entorno familiar, social y a su patria. De esa forma, y con otros temas importantes, mejorarán todos los indicadores que nos atormentan.

Considero que es tiempo de dejar atrás la negativa a tratar todos los temas, y que ésta deje de ser el problema central, para ocuparnos decidida y estratégicamente en lograr los deseos de prosperidad de un pueblo que, por ahora, espera.

 

Ana María Trinidad Pardo (DNI N° 17604770) – Nani Pardo

Dra. en Gestión y Planificación de la Educación, Mgtr. en Evaluación Educacional, Lic. en Educación, Prof. y Lic. en Creatividad Educativa. Docente e Investigadora. Más de 25 años de ejercicio en la actividad docente e investigativa, con amplia experiencia como asesora legislativa y ejecutiva en distintos ámbitos del sistema educativo provincial.

Referente del Grupo Descartes.

Mendoza, 09/01/2022

COMPARTIR:

Comentarios