• Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

Hoy es viernes 18 de septiembre de 2020 y son las 11:49 hs. Toda la información en Ruralidad, Ecología y Medio Ambiente, el mundo del trabajo . Las costumbres de nuestro pueblos de Argentina... Todo acá lo vas a encontrar...+54 9 385 591-0220

29 de junio de 2016
Cultivo anís en mi jardín
Entre todo los usos medicinales que se atribuyen al anís destacan sus propiedades digestivas, pues mejora el apetito, ayuda a frenar los cólicos, reduce las náuseas y las flatulencias y, en general, tiene un efecto protector del estómago.

Nos vamos al jardín a cultivar anís

Nos ponemos manos a la obra y preparamos nuestro jardín para cultivar esta aromática planta. Para ello necesitaremos las siguientes condiciones:

Suelo

Nos vamos a tener problemas con respecto al suelo de nuestro jardín. A la hora de prepararlo, lo mulliremos con energía (esto quiere decir que necesitaremos disponer de un suelo profundo) y con ello aumentaremos su permeabilidad y nos olvidamos de encharcamientos de agua y drenajes malos.

Clima 

Para el cultivo del anís (Pimpinella anisum)necesitamos un clima templado o clima cálido. Básicamente buscamos una zona climática donde haya temperaturas altas en verano, sequedad ambiental (bajas precipitaciones) y buena iluminación.

Con respecto a esto último, la luz, tenemos que asegurar que la zona donde lo plantemos no tenga sombra de otros cultivos de mayor tamaño, generalmente árboles de gran densidad de follaje.

Una cosa más a tener en cuenta es el tema del viento. La zona donde lo cultivemos ha de estar protegida de la acción de vientos fuertes, pues el anís es una planta que acostumbra a encamarse(acostarse), como algunos cereales. Si esto ocurre, la calidad de la cosecha (por no hablar de la recolección), se verá afectada de manera importante.

Riego

Partimos de que, de forma tradicional y en grandes extensiones, el anís se riega a manta. Nosotros, que buscamos la eficiencia en nuestro jardín, podemos poner tanto riego por goteo como riego por exudación (si no sabéis de qué trata, algún día lo contaremos).

Es importante que la tierra o sustrato estén húmedos en el momento de plantar. Ello aumentará enormemente las estadísticas de germinación.

Los riegos irán en función del estado del cultivo, y debemos fijarnos en la capacidad de drenaje del suelo. Crearemos un bulbo húmedo con el sistema de goteo que abarque todo el conjunto de plantas, y mantendremos dicha humedad en todo momento.

Fertilización

Es importante mantener abonado el anís, sobre todo en las épocas de crecimiento y producción. El nitrógeno es un mineral muy importante para aplicar en las primeras fases del cultivo, aunque se debe fertilizar con este elemento en la época de floración o durante el cuajado.

Con respecto a esto, hay que decir que la materia orgánica aplicada algunos meses antes de cultivar beneficia el desarrollo de cultivo, y completa las necesidades de abonado del anís (Pimpinella anisum).

La siembra de anís

A la hora de plantar el anís podemos hacerlo estableciendo líneas de cultivo, de forma que tanto el riego como el abonado se hará de forma más eficiente. Para ello, debemos guardar un marco de plantación recomendado de entre 50 y 70 cm de espacio entre líneas.

Para asegurarnos de que la germinación tenga éxito, aparte de que las semillas han de tener un alto poder germinativo, el suelo debe estar entre los 20 y 25 º C de media, ya sea en el lugar definitivo donde vamos a sembrar o bien en el interior de nuestra casa, en semilleros o macetas.

Multiplicación de Pimpinella anisum

Aunque también se puede iniciar su germinación en semilleros preparados (cuidado, puesto que su trasplante puede ser complicado), lo más cómodo e ideal es realizar una siembra directa en el jardín o campo.

Se suele hacer cuando las temperaturas comienzan a ser apacibles, a inicios de primavera, siendo un requisito importante mantener la humedad del suelo (tempero) en todo momento, pues es crucial para salvar un porcentaje alto de germinación.

En cuestión de 120 días (alrededor de 4 meses) podremos disfrutar de su cosecha y conservación de las semillas de anís (entre julio y septiembre). 

Sabrás que es momento de recolectar sus semillas cuando la planta empiece a secarse. Se puede contemplar cómo los brotes comienzan a tornarse de color amarillo, la semilla se endurece.

Una vez recogido las partes que nos interesan de Pimpinella anisum, lo ideal es ponerlas a secar en manojos lugares secos y ventilados durante varios días. Más tarde, su conservación se hará enenvases sin humedad.

Algunas plagas a tener en cuenta

En general, la mayoría de plantas medicinales no suelen presentar problemas graves de plagas y enfermedades. Muchas de ellas tienen acción bactericida, repelente de plagas e inhibidores en el desarrollo de micelios de hongos. Sin embargo, hay algunas plagas que pueden hacer acto de presencia:

  • Trips
  • Orugas
  • Pulgones
  • Ácaros

En cuanto a hongos, pueden atacar al anís tanto Rhizoctonia como Fusarium, aunque de forma aislada y cuando hay mucha humedad.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

LA RADIO EN VIVO

 

Estamos escuchando

Que Mañana

de 08.00 a 12.00

 

HOY ES

 
Viernes 18 de Septiembre de 2020
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
74.59
79.59

 

santiago del estero

27°C

Soleado





BOLETÍN DE NOTICIAS

 
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en la banda
 

 


RadiosNet